1 abr. 2010

Pensamiento del 02/04/2010.

"Jesús vino a la tierra y derramó su sangre para la salvación de la humanidad, afirman los cristianos. En efecto, Jesús es verdaderamente «el Salvador», pero en la forma que lo comprenden.
Porque si se hubieran salvado verdaderamente, ¿por qué los humanos, los cristianos incluidos, continúan siendo tan débiles, egoístas y malvados? ¿Por qué se destruyen y destruyen a su prójimo?
El sacrificio de Jesús tiene por tanto un significado completamente diferente.
Cuando Jesús vino a encarnarse, el camino psíquico de la tierra al Cielo estaba obstruido. Todas las ignominias, todos los pensamientos y todos los sentimientos criminales, todas las pasiones desenfrenadas de las anteriores generaciones habían
hecho proliferar en el plano astral a una multitud de criaturas monstruosas que impedían a los humanos, excepto algunos seres de élite, progresar espiritualmente. Jesús se sacrificó por lo tanto para liberar este camino: al derramar su sangre, sació el hambre de todos estos monstruos, y éste es un sacrificio infinitamente
mayor de lo que imaginamos… A partir de entonces el camino se abrió para todos. Pero cada uno debe hacer por sí mismo el esfuerzo de seguirlo. El camino está libre, pero para ser salvados, somos nosotros quienes debemos recorrerlo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

2 comentarios:

Olga i Carles dijo...

Texto muy interesante y nuevo para algunos en matíces.
Jesús fué el primero de nuestra humanidad en ascender. Nosotros sómos sus descendientes en el camino de la liberación.


Un abrazo.
Feliz Semana Santa.

Anahil dijo...

Hola amigos de luz

estoy realmente sorprendida de ver que no estamos solos, que hay mucha gente a la que le interesa salvar el mundo y reestrucurarnuestras concepciones tan egoístas.

felicidades su página está muy bonita y alimenta a la gente a participar en esta gran tarea.

Saludos.
Anahil Anaya