9 oct. 2009

Lao Tsé


Las palabras verdaderas no son seductoras.
Los bellos discursos no son verídicos.
El sabio no argumenta.
El elocuente es un charlatán.
La inteligencia no es la erudición.
La sabiduría no es el conocimiento.
El sabio se guarda de acumular.
Dedicándose al prójimo, se enriquece.
Tras haberlo dado todo, posee más.
El Tao es inagotable.
El sabio actúa sin esperar nada a cambio.

No hay comentarios: