31 dic. 2008

¡Bienvenido 2009!


Es el momento propicio para dar la bienvenida al año 2009 y es preciso hacerlo con buen ánimo y con ganas de que nos llene de parabienes.

Estamos pasando por momentos convulsos y es fácil dejarnos arrastrar por unas malas predicciones económicas o por la situación de dificultad que viva un amigo o un pariente. Pero si lo hacemos corremos el peligro de caer en el pozo y luego nos costaría salir…

Mi propuesta es que nos preparemos para recibir bien el año y que el día 31 y en el nos conectemos con la parte más feliz y risueña de nuestra personalidad.

Primero os propongo que hagáis una subida por el árbol de la Vida, empezando por Malkuth y acabando en Kether, y podéis hacerlo recitando los textos siguientes:

Malkuth, tú que transportas sobre tus espaldas el reino material, tú que nos permites sostener y aprisionar la vida divina, recibe mi gratitud, mi amor, y la promesa de acortar con mis esfuerzos el tiempo que te queda por vivir aprisionado en la tierra. Impúlsame hacia Yesod.

Yesod, espero que me ayudes a que mis impulsos se expresen con fuerza, para que mis hermanos comprendan el sentido de mis actos, sin que con ello pueda fomentar la duda o la ambigüedad. Impúlsame hacia Hod.

Hod, te pido que me concedas la facultad de expresar la palabra justa. Quiero ser, con tu ayuda, el anunciador de la ley, el que percibe el camino y lo revela a los peregrinos. Pon en mi alma el deseo de ser ejemplo. Impúlsame hacia Netzah.

Netzah, de ti espero que embellezcas mi vida y que tu armonía impregne mi alma y rebose en las palabras y en los gestos. Dame, señor, el don de comunicar a mis semejantes la delicadeza. Impúlsame hacia Tiphereth.

Tiphereth, permite que mi alma alcance la contemplación de la unidad. Que mis cuerpos encuentren el camino para integrar armoniosamente las corrientes de la derecha y las de la izquierda. Que de mí se desprenda la suprema armonía. Impúlsame hacia Gueburah.

Gueburah, haz de mí el brazo justo, ayúdame a ser quien restituye la verdad a los que han caído en el error; quien puede señalar los trabajos que han de conducir las almas a la fuente de tu justicia. Impúlsame hacia Hesed.

Hesed, de ti espero la bondad que ha de transformar el mal en bien, dame poderes, señor, para endulzar la vida de los que se acerquen a mí y ayúdame a llevarlos a la senda de la alegría y el optimismo. Impúlsame hacia Binah.

Binah, madre del mundo, derrama sobre mi costado izquierdo la fuerza coaguladora que torna las cosas consistentes y duraderas, de manera que aparezca en ellas el sentido, la lección que ha de permitirme comprender. Impúlsame hacia Hochmah.

Hochmah, que la fuente de tu divino amor derrame las aguas puras por mi costado derecho, dando a mi mano diestra el poder de infundir salud y que todo aquello que mi mano toque se convierta en objeto de amor. Impúlsame hacia Kether.

Kether, derrama sobre mí, padre eterno, el fuego de tu voluntad, para que queme en mí los designios que me aparten de tu órbita. Haz que tu voluntad y la mía se fundan y se sincronicen por el bien de la jornada que empieza.

El siguiente paso es confeccionar dos listas, una con las cosas que queréis eliminar de todo lo que os ha pasado en 2008 (luego la quemáis después de las campanadas); y otra con los deseos para el 2009.

La tercera es realizar un brindis (si puede ser con dos personas más, un mínimo de 3) en el que lanzaréis buenos augurios para el 2009, porque es una manera de decretar lo que queréis que pase.

La cuarta es solicitar invisibilidad y la protección de los seres superiores (ángeles, por ejemplo) para que los malos augurios, las malas energías, la negatividad, pasen por vuestro lado sin veros y podáis ver y vivir las cosas en positivo.

En un próximo artículo realizaré una predicción astrológica para el 2009.

Que la luz de la comprensión inunde vuestros corazones y 2009 represente un año de gran crecimiento interior.

Tristán Llop

No hay comentarios: