15 sept. 2008

Oh Jesús, Dios eterno, te doy gracias por tus innumerables gracias y bendiciones.
Que cada latido de mi corazón sea un himno nuevo de agradecimiento a ti, oh Dios.
Que cada gota de mi sangre circule para ti, Señor.
Mi alma es todo un himno de adoración a tu misericordia.
Te amo, Dios, por ti mismo

Santa Faustina Kowalska

No hay comentarios: