11 ago. 2008

Nada te turbe - Santa Teresa de Avila




VIVO SIN VIVIR EN MI



Vivo ya fuera de mí después que muero de amor, porque vivo en el Señor que me quiso para sí. Cuando el corazón le di, puso en él este letrero: que muero porque no muero. Esta divina prisión del amor en que yo vivo, ha hecho a Dios mi cautivo, y libre mi corazón; y causa en mí tal pasión ver a Dios mi prisionero, que muero porque no muero. ¡Ay! ¡Qué larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros, esta cárcel, estos hierros en que el alma está metida! Sólo esperar la salida me causa un dolor tan fiero, que muero porque no muero. ¡Ay! ¡Qué vida tan amarga do no se goza el Señor! Porque si es dulce el amor, no es la esperanza larga; quíteme Dios esta carga, más pesada que el acero, que muero porque no muero. Solo con la confianza vivo de que he de morir, porque muriendo el vivir me asegura mi esperanza; muerte do el vivir se alcanza, no te tardes, que te espero, que muero porque no muero. Estando ausente de ti, ¿qué vida puedo tener, sino muerte padecer la mayor que nunca vi? Lástima tengo de mí, por ser mi mal tan entero, que muero porque no muero. Mira que el amor es fuerte: Vida no me seas molesta; mira que sólo te resta, para ganarte, perderte; venga ya la dulce muerte, venga el morir muy ligero, que muero porque no muero. Aquella vida de arriba es la vida verdadera, hasta que esta vida muera, no se goza estando viva: muerte, no me seas esquiva; viva muriendo primero, que muero porque no muero. Vida ¿qué puedo yo darle a mi Dios, que vive en mí si no es perderte a ti, para mejor a Él gozarle? Quiero muriendo alcanzarle, pues a Él sólo es el que quiero, que muero porque no muero.

SOBRE AQUELLAS PALABRAS

Ya toda me entregué y di y de tal suerte he trocado, que es mi amado para mí, y yo soy para mi amado. Cuando el dulce cazador me tiró y dejó rendida, en los brazos del amor mi alma quedó caída. Y cobrando nueva vida de tal manera he trocado que es mi amado para mí, y yo soy para mi amado. Hirióme con una flecha enherbolada de amor, y mi alma quedo hecha una con su Criador, ya no quiero otro amor pues a mi Dios me he entregado, y mi amado es para mi, y yo soy para mi amado.

Biografía:

1515.28.3: Miércoles de Pasión, nace en Avila, de don Alonso Alvarez de Cepeda y de doña Beatriz de Ahumada.

1522: Huye con su hermano Rodrigo a "tierra de moros".

1528: Escnbe un libro de caballería, que quema. Muere su madre y se apega a un primo y a una pariente.

1531: Es internada en Santa María de Gracia.

1532: Sale enterma de su internado.

1533: Declara a su padre la vocación religiosa.

1535.2.11: Huye de casa y entra en el convento de la Encarnación.

1536.2.11: Viste el hábito del Carmen.

1537.3.11: Hace la profesión.

1537: Otoño: Sale enferma y lee el libro Tercer Abe ded ario.

1539: Cae gravemente enferma. Pide contesión y queda cuatro días como muerta, pero su padre no deja enterrarla.

1539: Regresa tullida al convento de la Encarna ción y así permanece tres años.

1542: Se siente curada por intercesión de San José.

1543.26.12: Muere su padre y le asiste.

1554: La vista del Cnsto llagado y la lectura de las Confesiones de San Agustín ayudan a su conversión definitiva.

1556: Mayo: Desposorio Místico de Santa Teresa.

1557: Invierno: Pasa por Avía San Francisco de Borja y la aconseja.

1559.29.6: Su primera visión intelectual de Cristo.

1560: Transverberación en casa de doña Guio mar Escribe la primera Cuenta de conciencia. Hace voto de obrar lo más perfecto.

1562.7.2: Pío IV otorga el breve de la fundación de San José de Avila.

1562: Junio. Concluye el libro de la Vida.

1562.24.8: Vistieron el hábito las cuatro primeras des calzas y se puso el Santísimo en la Capilla de San José.

1563: Escribe las Constituciones que aprobará en 1565 Pío IV.

1567: El Padre general Rubeo se encuentra con Santa Teresa y aprueba lo que ha hecho por la Reforma.

1567.17.4: Rubeo le da permiso para fundar otros con ventos de monjas.

1567.16.8: Le permite Rubeo fundar dos conventos de frailes.

1567.28.11: Empieza la reforma de ¡os Padres con la inauguración de Duruelo.

1569: Escribe Exclamaciones.

1572: Septiembre: Escribe el Desafío espiritual.

1573: Firma y aprueba una copia del Camino de Pedección.

1573.25.8: Empieza a escribir las Fundaciones.

1574: Escribe la segunda redacción de Meditacio nes sobre el Cantar de los Cantares.

1577.6.2: Escribe el Vejamen.

1577.2.6: Empieza a escribir las Moradas, que caba el 29.11.

1577: Noche de Navidad: se cayó e hirió el brazo izquierdo, y desde entonces siente la necesidad de una secretaria y elige a la beata Ana de San Bartolomé.


1582.4.10: Muere en Alba de Tormes a los 67 años y medio a las nueve de la noche.

1614.24.4: Beatificada por Pablo V.

1622.12.3: Canonizada por Gregono XV.

1965.18.8: Pablo VI la nombra Patrona de los escritores españoles.

1970.27.9: Pablo VI la nombra la primera mujer Doctora de la Iglesia.

Su espiritualidad

Entre las estatuas de los más ilustres fundadores de las Ordenes religiosas que ornamentan San Pedro del Vaticano, se encuentra la de la Santa Doctora con este título: "Madre espiritual".

Ella es, sobre todos los demás Maestros, Madre espiritual y Madre de las almas que aspiran a la vida de perfección.

Santa Teresa, con San Juan de la Cruz, son los Maestros insuperables de la espintualidad carmelitana que juntando la experiencia y la doctrina, la teoría y la práctica, la psicología y la metafísica, lograron organizar pertectamente la espiritualidad carmelitana. Entre los dos le dieron una forma acabada. Más descriptiva y analista la santa, más filósofo y sintético el santo, se completan mutuamente.

En ellos la espiritualidad carmelitana se reviste del rigor de ciencia con su unidad, exTensión y méTodo, sin dejar por eso de ser algo hondamente sentido y vivido y a la vez expresado con todo realismo

Pensamiento dominante de todas las obras de la Santa es una afirmación clara y precisa de lo sobrenatural, difícil de encontrar igual, fuera del evangelio y de las cartas paulinas.

Dos son las obras importantes "Camino de Perfección" y "Las Moradas".

La primera más bien ascética y la segunda, que es la pnncipal, más bien mística.

Constituyen las dos juntas un tratado de vida espiritual sencillo y claro por su exposición, completo por su amplitud, sólido por su justeza y fundamentos, amable por su atractivo y sinceridad divino-humana y grandioso por su concepción sublime.

Es de lo mejor y más hermoso, lleno de ese sentido común que es expresión de la más alta y celestial sabiduría desde un punto de vista estrictamente experimental y descriptivo.

La fuerza interior, el secreto, la luz y el alma de Santa Teresa están en esa corriente de ley de amor de Dios, de oración y de deseo del bien, que marcaron para siempre su vida y su aprecian singularmente en sus escritos.

Su lenguaje es el de la mística a la expenencia de las almas contemplativas y especialmente a la suya personal. sobre la cual se apoya efectivamente toda su exposición.

Supo encuadrar tan perfectamente las gracias contemplativas y místicas en el conjunto de la vida espiritual que su enseñanza constituye un verdadero cuerpo de doctrina de la vida contemplativa y es excelente guía para todas las almas de vida interior.

Su mística es además predominantemente cristológica. Tuvo un sentido profundo de la función mediadora de Cristo y recomendó positivamente al alma dedicada a la oración el cultivo del contacto con aquel que en el mundo de las gracias místicas es el camino que conduce al Padre.

Complemento histórico de su doctrina es el "Libro de la vida", encantadora historia de un alma sublime en torno al gran tema de la oración.

El papa Pablo VI al declararla Doctora de la Iglesia, la proclamó maestra preclarísima y lumbrera universal de la Iglesia.


Su mensaje

que dejemos actuar a Dios en nuestro corazón.
que procuremos crecer en amistad con Dios por la oración.
que luchemos contra cuanto nos aleja del Señor.
que procuremos alcanzar la santidad cueste lo que cueste.


Sus obras

Teresa de Jesús, por medio de sus libros ha ayudado a innumerables almas a encontrar el verdadero camino y correr por él hacia la más encumbrada perfección.

Todas sus enseñanzas están basadas en lo que ella ha visto y ha vivido.

He aquí el elenco de las mismas:

Obras Mayores:

1. Autobiografía: La escribe por obediencia para iluminar a sus directores en el periodo más difícil de su vida: 1562-1565.

2. Camino de Pedección: La autobiografía no era para todos El P. Báñez, le manda escriba esta obra. Lo hizo entre 1564-67.

3. Castillo interior: Es su mejor obra. Completa el Camino. Escrita porobedeceral P. Gracián. La escribió del 2 de junio al 29 de noviembre de 1577. Tenía 62 años.

4. Las fundaciones: Escrito en varias etapas. Histórico.

Obras Menores:

1. Relaciones espirituales: 66, sirven para dar a conocer su vida interior a los confesores.

2. Pensamientos sobre el amor de Dios: Un breve tratado sobre el Cantar de los Cantares En 1571 lo presentó al P. Diego Yagúes, O.P., y lo quemó, pero había copias y pudo salvarse.

3. Exclamaciones del alma: 1567. Sentimientos espontáneos, después de la comunión.

4. Constituciones para las Monjas. Son un monumento de experiencia. En 1567 las presentó al P. Rubeo.

5. Modo de visitarlos conventos: Por obediencia al P. Gracián lo escribió entre 1576-1580.

6. Poesías: Sin preocuparse demasiado de rimas. Desahogo del corazón y alegría para las Hermanas.

7. Cartas- Epistolario: Son muchas y muy importantes y tratan de los temas más variados.

8. Avisos y escritos varios: Atribuidos a la Santa y escritos en diversas épocas de su vida.

No hay comentarios: