17 abr. 2008

Los Alquimistas


The Alchemists

far from the present, in the time
In the golden ascendant, arcane,
the mystical frater and soror find
the precious aurum, pure flame.

stream against the glass rest
male soul and female spirit may
seek not only the alkahest,
but the aurum vulgi of the day.

night's subterranean coin brights
an ancient aurum philosophicum,
of sure golden illumination lights
cracked from the celestial Aum.

sulfur and quicksilver so fuse
in the depths of earth's magma,
a sleeping deity, stars amuse
and the bellows claim 'magna'.

the sick metals are cured from past
a glowing stone, beauty kinds,
far from cities and nations at last
in the untamed birdsong finds.

the alchemists and their love
joined spiritual body and being,
in rites of transmutation to above
feeling their warmth ascending.

calcination, precise distillation
in the vas hermitca most viewed,
mercurial essence, sublimation
by sacred fire was then renewed.


Poema de Richard Souther




Redescubierto: Los Elixires de Vida de Paracelso
Además de la legendaria Piedra Filosofal, los elixires de vida han sido la meta de toda la investigación alquimista: los "arcanos mayores" de la alquimia. Estos elixires de vida así como el legendario “Aurum Potabile", hecho de oro, representaron remedios universales y preparaciones con el objetivo de expandir nuestra conciencia. Hace tres años estos remedios pudieron ser nuevamente producidos con éxito.

De los archivos de famosos alquimistas medievales como Paracelso e Isaacus Hollandus, podemos aprender sobre los misteriosos elixires de vida y de sus logradas y casi increíbles curaciones. Particularmente renombrado era el " Aurum Potabile ", el " oro bebible de los alquimistas ". Estaba hecho de oro puro, licuado de una forma secreta y completamente procesado en el laboratorio durante varios meses.
Los verdaderos alquimistas no se proponían producir oro a partir del plomo. Antes bien, ellos querían descubrir la panacea suprema que transforme por igual el cuerpo, el espíritu y el alma. Todo lo que es pesado, oscuro y enfermo en el hombre –simbolizado por el "oscuro" plomo– debía tornarse "translúcido", o "iluminado" por medio de los elixires de vida alquímicos y transformarse en salud, o simbólicamente en "oro ligero".

Esta transformación o "transmutación" es en realidad “el Gran Trabajo" de la alquimia en el hombre. Frater Albertus, alquimista muy conocido del siglo XX, lo expresó en términos más modernos: "La Alquimia no es otra cosa que un aumento gradual del estado vibracional”.

Para los alquimistas, transformar el plomo en oro puro era sólo la evidencia exterior del hecho de que la transmutación también era posible interiormente. Los alquimistas fueron perseguidos durante muchos siglos debido a que fueron capaces de demostrar que todos pueden alcanzar la salud, la iluminación o un aumento de la vibración y porque incluso lograron ayudar a otros con sus remedios y esencias de conciencia. Por esta razón transmitieron su conocimiento de boca a oído durante más de 3000 años y lo codificaron en sus escritos mediante expresiones místicas e imágenes simbólicas.

Hace aproximadamente tres años, poco antes del comienzo del nuevo milenio, dos alquimistas alemanes lograron decodificar las instrucciones de laboratorio de Paracelso y otros grandes alquimistas. Esto les llevó veinte años de práctica e investigación de laboratorio y un estudio completos de los escritos antiguos. Hay algo que los alquimistas antiguos enfatizaban constantemente: el requisito fundamental para todas las formas de alta alquimia es que el adepto redescubra los "disolventes secretos". Estos disolventes llevan nombres por demás floridos, como "mercurio filosófico", "fuego de sal secreto", o "espíritu del vino de los adeptos". Sin embargo, los escritos no revelan qué clase de sustancias eran. Sólo describen cómo estas sustancias se transforman en el curso del proceso de producción, es decir, qué colores toman, cómo cristalizan, cómo huelen, etc., y por encima de todo, cómo se transforman los metales y piedras preciosas cuando son tratados con estos disolventes. Sólo con ayuda de estas sustancias, metales como el oro, la plata, el hierro y el cobre –así como las gemas más duras, como el diamante, el rubí, la esmeralda y la amatista– pueden ser disueltos. Estos disolventes especiales no sólo "licúan" los metales y gemas –pues esto también podría lograrse usando ácidos muy fuertes como el agua regia– sino que también tienen un efecto energetizante: disuelven el vínculo entre el cuerpo, el espíritu y el alma de las sustancias, o en términos químicos: aceleran la separación entre las sustancias sólidas, los alcoholes y los aceites sin destruir sus energías individuales y sus cualidades curativas.

El segundo paso para resolver el misterio de la producción de los elixires de vida era la manipulación exacta en el laboratorio. Tuvieron que llevarse a cabo muchas pruebas para averiguar cómo el cuerpo, el espíritu y el alma de los metales y gemas disueltos, una vez que habían sido separados, podían purificarse mejor y reunificarse en un nivel energético superior. Además, el proceso de producción de las esencias requería de ciertas constelaciones planetarias para asegurar que los elixires lograran el más alto grado de pureza y energía. Este intensivo trabajo de laboratorio, que lleva varios meses, tiene como resultado final el famoso “Arcano Mayor", es decir, los remedios supremos de la alquimia.

Hace siglos, los alquimistas solían escribir principalmente sobre la esencia dorada, el "Aurum Potabile". "Entre todo los elixires, el oro es el más elevado y más importante para nosotros. El oro puede mantener Intacto al cuerpo, (…). El oro bebible cura todas las enfermedades, renueva y restaura". Éstas son las entusiastas palabras de Paracelso.

Johann Agricola, médico y alquimista muy famoso del siglo XVII, afirmó lo siguiente: "En primer lugar, este Aurum Potabile es un tesoro y Arcanum peculiar para salvaguardar al cuerpo humano de muchas enfermedades. Fortalece poderosamente el corazón y todos los espíritus (…) porque, como el humo, penetra el cuerpo y lo protege, para que esté seguro de todo tipo de enfermedades ad terminum vitae. Es una gran gracia de Dios que nadie necesite pasar su vida postrado en el lecho de enfermedad." Además, enfatizaba diciendo: "(…) pero el Oro hermetis (…) es una medicina tal, que cura las enfermedades, de dondequiera que éstas provengan, y como el fuego, penetra el cuerpo entero, lo purifica de todas las cosas innecesarias y le otorga el más alto grado de salud. Quien logra esto, vive contento y bendito."


La Teoría de los Chakras de la Alquimia

7. Chakra Coronario -
Nigredo: Saturno
Rubedo (vibración mas alta) Saturno – amatista y esencias vítreas
Sábado

6. Chakra del Entrecejo
Nigredo: Júpiter
Rubedo (vibración mas alta) Venus – diamante y esencias de cobre
Viernes

5. Chakra de la Garganta
Nigredo: Marte
Rubedo (vibración mas elevada) Júpiter zafiro y esencias de estaño
Jueves

4. Chakra del Corazón
Nigredo: Sol
Rubedo (vibración mas elevada) Mercurio esmeralda y esencias de zinc
Miércoles

3. Chakra del Plexo Solar
Nigredo: Venus
Rubedo (vibración mas elevada) Marte topacio dorado y esencias de hierro
Martes

2. Chakra del Bazo/Sexual
Nigredo: Mercurio
Rubedo (vibración mas elevada) Luna perla y esencias de plata
Lunes

1. Chakra de Base
Nigredo: Luna
Rubedo (vibración mas elevada) Sol rubí y esencias de oro
Domingo.


Textos de: Ulrich Arndt

1 comentario:

Anónimo dijo...

BRILLANTE , SECRETO, INQUIETANTE UNIVERSO.
GRACIAS!