19 mar. 2008

Pensamiento del 19/03/2008.

"Para los cristianos es el domingo; para los judíos, el sábado; para los musulmanes, el viernes... cada religión tiene un día específicamente reservado al culto. En realidad, ¿qué diferencia hay entre estos días? Ninguna. A los ojos del Creador del cielo y de la tierra, todos los días son sagrados, todos los días son divinos. Está el viernes para hacer el bien, el sábado para hacer el bien, el domingo para hacer el bien... Todos los días deben ser santificados. Si no, ¿cuál es la utilidad de una religión? Durante seis días se transgreden las leyes tranquilamente, y el séptimo se va a la iglesia, a la mezquita o a la sinagoga para tratar de borrar las faltas
cometidas durante los otros seis. Pero ¡es grotesco! Un día a la semana no basta para progresar por el camino de la sabiduría, del amor o la pureza... se necesita toda la semana. En efecto, cada día, todo el día, toda la noche, debemos estar en la iglesia de Dios, porque la iglesia de Dios es toda la creación."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

No hay comentarios: