27 ene. 2008

Pensamiento del 27/01/2008.

"Con la meditación y la oración aprendemos a comulgar con las
regiones superiores, a proyectar hacia el Cielo la parte más
sutil de nuestra alma, para que a su regreso nos aporte
elementos nuevos, más espirituales, que no poseíamos. Así, en
vez de repetir eternamente las mismas faltas, los mismos
comportamientos erróneos o la misma mediocridad, lograremos
superarnos.
Si los animales evolucionan muy poco, es debido a que se hallan
privados de esta facultad de proyección que poseen los humanos.
Desde hace miles de años se reproducen siempre de manera
idéntica a sí mismos, y si evolucionan, es principalmente
gracias a su contacto con el hombre. Mientras que el ser humano,
que tiene poder para proyectarse hacia las regiones divinas,
atrae sobre sí elementos más puros, más luminosos, y es así como
consigue superarse, crearse a sí mismo, realizar obras
grandiosas. A esto se llama evolución."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

No hay comentarios: