16 ene. 2008

Mi cuerpo, mi Templo

Reconocer que el Espíritu de Dios vive a través de nosotros, nos hace amar nuestro actual estado y nos deleita en la verdad que permite reconocer que el Espíritu de Dios vive a través de nosotros, nos hace amar nuestro actual estado y nos deleita en la verdad que jamás nos hemos ido de casa, que nuestra presencia es luz densa y visible.


No hay comentarios: