7 abr. 2012

Guárdanos, Señor.

Guárdanos, Señor, durante la noche y haz que mañana, ya al clarear el nuevo día, la celebración del domingo nos llene con la alegría de la resurrección de tu Hijo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén.

No hay comentarios: