21 oct. 2010

“Solo en Cristo podemos encontrar salud.
Si buscamos a Dios, debemos buscar
internamente, ya que por fuera nunca
encontraremos a Dios.
Una semilla tiene el árbol adentro
Y esto es el Misterium Mágnum.
El árbol empieza su desarrollo después
que la semilla llega a su
matriz natural, la Tierra.
Pero la Tierra, que es una matriz
femenina y pasiva, no puede dar la
Chispa de Vida para que los tres
principios SAL MERCURIO Y AZUFRE
puedan manifestarse en la semilla.
Solo la LUZ DEL SOL puede lograrlo.
Solo por este medio se activa el
FUEGO FRIO DE LA TIERRA OSCURA.”
PARACELSUS

1 comentario:

Olga i Carles dijo...

Somos el espejo del bosque.
El arbol es el símbolo perfecto para empezar a conocerse a si mismo.
Dios es la fuerza interna de nuestra creación.



Grácias.