21 ene. 2010

Pensamiento del 21/01/2010.

"Permaneced atentos y no pronunciéis palabras mayores, no os comprometáis a la ligera. ¿Por qué? Porque provocáis al mundo invisible y después tendréis las mayores dificultades para retroceder en vuestras decisiones, para mantener vuestros
compromisos, o incluso no los alcanzaréis.
Un hombre jura que jamás se casará… Pero, poco tiempo después conoce a una mujer, y esta mujer, que es precisamente la menos capaz de hacerle feliz, le hace perder la cabeza; se casa y éste es el comienzo de todas sus desgracias. Las personas demasiado
seguras de sí mismas provocan a ciertas entidades del mundo invisible que tienen ganas de ponerlas a prueba para ver de qué son capaces y darles una lección. ¡Cuántos se ven obligados a reconocer que han terminado haciendo todo lo contrario de lo que habían afirmado o prometido solemnemente! Hay países donde, después de haber pronunciado ciertas palabras, es costumbre tocar madera. Esta costumbre puede parecer una superstición, pero es muy significativa: revela que cuando hablan, la gente es consciente de que está provocando a entidades invisibles y realizan este gesto para conjurar la mala suerte."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

No hay comentarios: