7 ene. 2010

Sueños Rotos



Arrojo piedras al cielo y ninguna vuelve.
Raramente golpean contra mi cabeza y me pregunto qué tendré sobre la misma.
Quizás sea allí. Allá donde se guardan las esperanzas, en el cielo, esa, nuestra nube particular, donde nuestras palabras son cúmulos de sueños y nuestros suspiros las lágrimas de nuestra alma.

1 comentario:

alma dijo...

Si la magia existe, quizás los sueños nunca se rompan, sino que puede que sólo se transformen en otra cosa...