28 jun. 2009

La sombra de la Luz - Franco Battiato



Battiato escribiría "L´ombra della luce" (La sombra de la luz), una emocionante canción de honda religiosidad donde también se pregunta por su ángel y le ruega: "Non mi abbandonare mai" (En castellano canta "no me dejes nunca").

Muchos conocen a Franco Battiato por dos o tres canciones memorables que sonaron sin parar, allá por 1986, cuando grabó en castellano uno de sus más perfectos trabajos: Nómadas.
Sin embargo, Battiato llevaba ya dos décadas a sus espaldas de continua experimentación, no sólo musical, sino también ética, religiosa y personal. Pasada una primera fase más electrónica y ecléptica, se revelaría a partir de 1984 con una serie de trabajos en una línea más cercana a la canción de autor, pero sin perder la extrema originalidad que siempre le caracterizó. En Italia goza de un respeto y una devoción indiscutibles. Sus letras pueden ser laberintos de emociones que a veces resulta imposible entender, pero que pueden sentirse sin dificultad.

A partir de los noventa, centró en el italiano su lenguaje y rozó el anhelo místico, junto a algún desvarío orquestal y hasta operístico. Su mayor logro, con todo, es ser capaz de revelarnos en tres o cuatro minutos una nueva forma de descubrir el mundo, transportándonos con un simple estribillo a lugares míticos o episodios imborrables.

¨La sombra de la luz" es una canción maravillosa. Una canción, también un rezo.

Battiato es un artista creador de multitud de rezos.
La sombra de la luz, sagradas sinfonías del tiempo.

En sesiones de Ayahuasca, esta canción es escuchada con el Sentido de mantenerse en el Espíritu y alejados de las Sombras, durante los Estados Alterados de Conciencia, al mismo tiempo que integrados a la dualidad de la Sombra y la Luz....

No hay comentarios: