18 abr. 2009

Una lección de Fe y Fortaleza



Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni cosechan, no recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. No valéis mucho más vosotros que ellos?
~ Mateo 6:26

Don de Fortaleza

El don de Fortaleza nos ayuda en la noche oscura del Alma mientras atraviesa el velo del karma.
Hay momentos en que el karma nos impulsa a repetir los errores y si no fuera por la intervención del Espíritu Santo con su don de Fortaleza, no podríamos resistir.
Es una fuerza especial para realizar lo que Dios quiere de nosotros y para resistir con paciencia y valor las contrariedades de la vida. Seréis revestidos de la fuerza de lo alto (prometió Jesús). La gente se admira del valor de los mártires, de la paciencia de tantas personas santas, de la constancia de tantos héroes cristianos, porque se imaginan que esas fuerzas las sacan de ellos mismos, cuando en realidad toda su fortaleza la reciben del Espíritu Santo.

Para quienes tienen la prueba de encarnaciones con gran peso kármico (los enfermos, los pobres, los que sufren tentaciones fuertes y quienes tienen que desempeñar oficios difíciles), es utilísimo este don para que no desfallezcan en la prueba.

http://www.canalizandoluz.com/sendero.texto.php?id=274

Cuando la vida te ofrece una dura lección, no te rindas. Confía en la vida, sabiendo que estás haciendo lo mejor que puedes. A pesar de toda la tristeza y la adversidad en este mundo, La vida es siempre digna de ser vivida.

¿Qué es la Fe?

Es la convicción práctica de que el Universo en manos de Dios, sigue siendo de arcilla y que presenta múltiples posibilidades que Él modela a su antojo.
El agua no sirve para caminar sobre ella, pero para El las aguas pueden ser camino, el pan se puede multiplicar, un muerto de cuatro días puede volver a vivir. El puede extender esa fuerza en cualquier momento, por la naturaleza. El Universo, por la Fe, es susceptible de flexibilizarse, de cobrar vida, de vivificarse. El mundo se diviniza por la Fe.
Dios puede hacer lo que quiera.
Cuando uno tiene fe pueden ocurrirle dos cosas:
1) esta sobreanimación se traduce mediante efectos luminosos. Es un poder que me hace sentir uno con Dios. Y actúo en este plano cumpliendo Su Voluntad. Mi voluntad y la Suya son UNA. Una fuerza accede a mi Ser donde se asienta la potencia obedencial;
2) hay una mágica integración de acontecimientos que en apariencia son indiferentes o desfavorables en un plan en 3D, que conducen a lo que se llama la Providencia Superior. Nada es casual, todo tiene un sentido. Con la Fe me vuelvo como Dios: alguien con el poder de moldear, de flexibilizar mi entorno. Hay una presencia real del Verbo de Dios: actúo divinizando al mundo.

http://www.canalizandoluz.com/sendero.texto.php?id=94

No hay comentarios: