4 sept. 2008

Pasaporte para la Nueva Tierra: requisitos de visado

Por: Brinda Mair

¿Cuántos seres hay en este momento en el mundo que deseando vivir en la Nueva Tierra creen trabajar para su instauración pero no se dan cuenta que necesitan un visado para ingresar que consiste en la manifestación de los dones del Espíritu Santo?

Toda ciudadanía conlleva responsabilidades, derechos y obligaciones tal como ocurre en la Tierra: por más que una persona se ponga a gritar en una frontera o en una embajada, "¡¡quiero entrar a este país!!", no lo logrará por más que grite mucho si el país en cuestión requiere de un visado para poder ingresar en él.

Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba.

Por más que se declare: "Yo quiero vivir en la Nueva Tierra. Yo creo en Cristo. Yo soy un ser espiritual. Yo soy una abeja trabajadora o lo que sea."

Esta declaración demuestra que eres un ser consciente que conoce su derecho a ser elegido. Ese es tu pasaporte que viene de la mano de tu aceptación.

Ahora bien, luego de esta primera presentación se te preguntará: "¿Traes contigo tu visado?"

Extrañado preguntarás "¿De qué me habla?"

Pues el visado para ingresar en la Nueva Tierra consiste en demostrar solvencia moral a través de la manifestación de los dones del Espíritu Santo que manifiestas ¿Qué dones manifiestas? ¿has logrado cambiar tu realidad 3D a través de la Fe? ¿o vives una vida que no condice con lo que dices?".

Además te informarán sobre normas con respecto al tráfico ilegal:
Aquí no se admitirán los vicios o pecados capitales:

La mentira no sólo hacia los otros sino con uno mismo convenciéndose de lo que quiere ver. Y así continuamos con una pareja que desea permanecer en la vieja Tierra porque nos mentimos y no nos damos tal vez cuenta que permanecemos por miedo a "estar solos" y que ello es sólo ausencia del Cristo en uno. O con hijos mayores que por Libre Albedrío en sus elecciones agreden al mensajero que es su padre o madre en búsqueda del Cristo en sí mismos.

El Ego Espiritual rey coronado saca conclusiones sobre su familiar o amante posible puesto en la mira y que de espiritualidad cero y en cambio sí muchos contratos de la Tierra pendientes, y se dice a sí mismo para reafirmar su creencia y su esperanza menor en la no-soledad que padece por ausencia de Cristo: "tiene condiciones, lo que pasa que aún está dormido". Lo que este Ego kármica y multidimensionalmente contempla es tal vez una maestría del otro lado del tiempo pero que en el aquí y el ahora no ha dado ni la menor señal de aflorar y se esfuerza tratando de sacar al otro de donde está sin que el otro tenga interés siquiera en salir.

Otro caso de la mentira es la frase "de esta salimos todos juntos" como si se tratara de un bloque cuando el trabajo es individual. Patología muy común en los afines a grupos estables formados por afinidad o por convencionalismos sociales. Y el desequilibrio de uno lo tapa el otro, sin ascenso de la energía por no poder soltar, cubiertos por la máscara de la espiritualidad, de la pareja, de la familia.

Este Ego no contempla los distintos contratos del alma ni niveles de evolución. Sólo se dedica a tapar pozos para que los agujeros no se noten por más que por debajo haya grandes cuevas. Prefiere eso antes de ver y se miente. Ocurrirá así hasta que un día la autopista moderna creada sobre un terreno lleno de cuevas profundas, se desmorone porque el mar de las emociones no manejadas, socavó sus cimientos. ¿Acaso eso no ocurre en algunas geografías de este planeta? Esto es geografía humana.

El Ego Espiritual y el estandarte de la misión familiar. Se convence de que su misión en 3D es salir de esta juntos cueste lo que cueste.

Vaya! qué misión pequeña...! sólo es cuestión de anteojos y de falta de conocimiento. El mismo Maestro Jesús respondió cuando le fue avisado que su madre y sus hermanos habían venido a verlo y no podían llegar hasta El por el gentío: "Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la palabra de Dios y la practican." (Lucas 8 vs. 19-21)

Si somos Uno, por más que suelte en 3D, la energía se reacomodará dando espacio en las otras dimensiones.

Sin duda, será una oportunidad mayor que alcanzaré sólo aceptando mi propia inferioridad y dejando de mentirme.

Y entonces tal vez haga algo por el otro y por mí mismo, liberando y haciendo espacio para la misión grande.

El odio o el desamor de cualquier índole por no poder decir, por incapacidad kármica de poder amar. Sana tu corazón para que pueda amar incondicionalmente y hacer espacio para todo lo bueno.

La avaricia o la escasez en cualquier orden de manifestación por no poder dar o por dar todo sin preservarse para Dios, inclusive, energía física, diciéndose que se hace la misión pero en realidad se está suicidando de una forma en que el Ego Espiritual puede tolerar. Tienes que buscar dónde comenzó el miedo a no tener o la desvalorización que te hace no poder preservar tu energía dejándote vampirizar. Cuando descubras su origen, el nicho referencial primario que lo grabó en tu energía, será el inicio de la sanación.

La lujuria o hiperestimulación sensorial que hacen que te distraigas con los espejitos de colores que la ilusión te muestra y te vuelven inconstante. Si tienes latente la energía que custodia esta puerta, tenderás a probar de muchos lados y ninguno te satisfacerá, buscas algo pero ni siquiera puedes saber qué quieres. Eso es porque lo que estás buscando es el Cristo en ti y lo buscas desde la ilusión de separación y la energía de este umbral te distrae justo en el momento en que te vas a reunir con Él mostrándote algo nuevo y alejándote nuevamente por el Laberinto. Y no logras tener ninguna Ciencia porque a todas abandonas prematuramente. Cuando estés una vez más en el mismo viejo camino conocido, da la orden: En nombre de Dios, retrocede y abandona la tentación de alejarte y persevera. No te has dado cuenta, estás una y otra vez en el Monte de las Tentaciones. Sólo la presencia del Cristo puede ayudarte a salir de allí.

La gula, los excesos de cualquier tipo. ¿Acaso devoras crisis en tu vida, las circunstancias te comen, el tiempo se te vuela y nada haces, comes conocimiento sin Dios o acumulas títulos de la Tierra que mostrarás a quién cuando el tiempo se termine ¿a Dios? ¿Él acaso valorará tus títulos "espirituales"?. Si tu dieta es equilibrada y miras con desdén a quienes comen carne o tienen excesos en la materia, escucha: Si tienes gula de lo que he dicho, más te valdría comer carne, sería más fácil de limpiar que lo que has acumulado y por creencias no puedes soltar. ¿Acaso serías capaz de quemar tus títulos que tanto esfuerzo te han costado? Cuando tuve revelación de ello... los quemé.

Ten presente que si "comes" de cualquiera de las formas enunciadas en 3D, es porque estás siendo comido en 4D. Descubre quién o qué te está comiendo, cancela el contrato. El espacio faltante deberás llenarlo con conocimiento espiritual superior. Es un mecanismo kármico y a medida que el Conocimiento se transforme en Revelación, el mecanismo kármico de la gula irá desvaneciéndose porque sólo Dios da saciedad.

La pereza: a muchos esforzados les cuesta verse como perezosos y sin embargo, las más de las veces lo son ¿eres perezoso en tu trabajo contigo mismo en lo espiritual, o en lo físico? pese a que no eres perezoso para el afuera y todo lo has logrado con esfuerzo en tu vida, energía propia de la Tierra vieja... pues tienes una conducta adquirida, sigue ahora adelante y vuelca tu esfuerzo en encontrar a Dios.

La ignorancia o ausencia de conocimiento. El desconocimiento no será razón de exculpación y el "yo no sabía" por más que me pare ante la frontera de Estados Unidos y diga: "No sabía que tenía que traer una visa para cambiar de avión en un aeropuerto". Pues si en la Tierra no me dejarían ni pisar el avión que llevará a territorio norteamericano, aquí tampoco.

Si así fuera, sería una falasia porque seria la negación de una Ley Universal del equilibrio interdimensional. La Fe debe ir unida al Conocimiento.

La soberbia, típico del Ego Espiritual Rey Coronado, que a quien tiene el mecanismo adquirido lo engaña como quiere... Si no fuera por la Gracia del karma, su estrategia continuaría hasta llegar a la puerta de la Nueva Tierra para darnos cuenta de que todo el esfuerzo fue en vano. Cuando uno no puede soltar, el karma lo hace por uno. Si vemos la Gracia nos liberamos, si no la vemos, nos deprimimos, lloramos y retomamos karma.

Los dones del Espíritu Santo son siete: Sabiduría, Fortaleza, Consejo, Amor, Discernimiento, Ciencia y Santo Temor de Dios


Don de Sabiduría

O sea un gusto especial por todo lo que es espiritual, por todo lo que se refiere a Dios o al bien de las Almas.

La Sabiduría es una cualidad del Espíritu. El hombre ávido de saber no sacia nunca sus ansias de conocimiento. Pero cuando conecta con el Espíritu esa avidez se sacia por el contacto con la Fuente y encuentra la verdadera complitud. Cuando se habla no se lastima pues habla el Espíritu y se sabe más allá de las palabras.

Da una experiencia sabrosa de lo sobrenatural. Quita los motivos humanos al obrar. Hace que ya no obremos por ser admirados o porque nos agradezcan o estimen, sino solamente por el placer de permitir a Dios SER en nosotros. Este don crea placer por manifestar las cualidades del Alma.

Esta Sabiduría es aquella de la cual dice la Santa Biblia: La Sabiduría vale más que todos los objetos preciosos y nada hay que se le pueda comparar (proverbios 8,11).

El don de Sabiduría hace que sea muy agradable meditar y encuentre verdadero gusto en la lectura de buenos libros espirituales. Especialmente , textos sagrados ( Biblia, Corán, Torah, etc.).


Don de Fortaleza

El don de Fortaleza nos ayuda en la noche oscura del Alma mientras atraviesa el velo del karma.

Hay momentos en que el karma nos impulsa a repetir los errores y si no fuera por la intervención del Espíritu Santo con su don de Fortaleza, no podríamos resistir.

Es una fuerza especial para realizar lo que Dios quiere de nosotros y para resistir con paciencia y valor las contrariedades de la vida. Seréis revestidos de la fuerza de lo alto (prometió Jesús). La gente se admira del valor de los mártires, de la paciencia de tantas personas santas, de la constancia de tantos héroes cristianos, porque se imaginan que esas fuerzas las sacan de ellos mismos, cuando en realidad toda su fortaleza la reciben del Espíritu Santo.

Para quienes tienen la prueba de encarnaciones con gran peso kármico (los enfermos, los pobres, los que sufren tentaciones fuertes y quienes tienen que desempeñar oficios difíciles), es utilísimo este don para que no desfallezcan en la prueba.


Don de Consejo

Hace que al momento de escoger, escojamos lo que más nos conviene para el mayor bien de nuestra Alma: Inspira lo que se debe hacer y lo que se debe decir y cómo se debe decir.

Lo que se debe evitar y lo que se debe callar.

Con el don de Consejo nos conectamos con nuestra Luz Interior que nos guía en el cumplimiento de la Voluntad del Padre. Nos llena de inspiraciones. A veces por medio de una buena lectura el don de Consejo nos ilumina que es lo que Dios está esperando de nosotros.

A través de este don, el Alma en comunión con el Espíritu nos guía por el Blueprint (el Plano Azul Original) para salir del laberinto del karma.

El Santo Cura de Ars era el menos inteligente de los de su curso y sus consejos hacían mayor bien que los sermones de los más doctos predicadores porque había obtenido del Espíritu Santo el don del Consejo.

Con este don se cumple lo que Jesús prometió a sus discípulos: "El Espíritu Santo os enseñará todo".

Las personas que reciben este don tienen la rara cualidad de encontrar soluciones rápidas para casos urgentes, y guiar a otros para que eviten lo que no les conviene.


Don de Amor (Caridad , Piedad)

Es don de Amor contagia por vibración. Quienes lo manifiestan aman al Amor, a toda la creación como manifestación de Dios en este plano.

El Amor da comprensión de las diferencias de evolución permitiéndonos ser caritativos y manifestar piedad con quien nos muestra

nuestra propia imagen en otro momento evolutivo.

El Amor transmuta, disuelve el error y libera de los lazos kármicos.

Es el mayor escudo contra todo el mal que pudiera manifestar el mundo.

Este don fue el que concedió a San Francisco Javier, a San Pablo, a San Francisco de Asís y de Sales, tan gran deseo de hacer conocer a Dios por muchas gentes y hacerlo amar por el mayor número posible de personas.


Don de Discernimiento


Es una facilidad para comprender lo que procede de Dios, alcanzando la comprensión del Espíritu.

La mente humana se abre y se expande por revelación en contacto con la Fuente Divina Dios. Podemos pasar años leyendo un pasaje de la sagrada Biblia y no entenderlo. Pero viene el Espíritu Santo con su don y en un momento comprendemos lo que antes nunca habíamos entendido.

Eso les pasó a los apóstoles después de la Resurrección de Jesús. El Espíritu Santo les hizo entender todo lo que Jesús les había enseñado y que antes no comprendían.

Por medio de este don logró San Agustín descubrir tantas maravillosas enseñanzas en la Santa Biblia (que antes no había descubierto aunque leía y leía). Por este don a San Antonio se le hacían cortas las noches que pasaba leyendo la Santa Biblia, porque descubría allí bellezas no imaginadas.


Don de Ciencia


Es el don del Espíritu Santo que nos permite ver a través del velo de la ilusión de la 3D, para ver más allá de lo aparente, más allá de las máscaras con las que la sociedad se viste y descubrir detrás de lo visible, el Plan Divino.

Es una facilidad para distinguir entre lo verdadero y lo falso. Muchas personas creen como verdadero lo que es falso y en cambio no aceptan lo que es verdad. Sólo cuando el Espíritu Santo les dé el don de Ciencia sabrán distinguir bien la verdad de la mentira y quedarse sólo con la verdad. Esto es importante porque en la actualidad hay gente que enseña falsedades y muchas personas las creen y se dejan engañar. Este don hace ver el verdadero valor de las riquezas y de los honores, que se acaban tan fácilmente. Este don ha llenado de religiosos los conventos porque los convence de que lo que más vale no es lo material sino lo espiritual.


Don de Santo temor de Dios

Es un temor cariñoso que nos inspira el gran Amor que nuestra Alma le profesa al Padre y por lo cual no desea ofender a Dios bajo ningún concepto.

Es el don que hace que nos apartemos de cualquier oportunidad de ofender a Dios en palabra y obra.

Este don es el que hacía estallar en lágrimas a los Santos cuando cometían alguna falta.

Este don fue el que hizo que el Rey David odiara tanto la falta que había cometido. Este fue el don que convirtió a María Magdalena.


Los Frutos del Espíritu Santo son:

1.- Caridad: Se manifiesta por añadidura cuando se tiene Fe, Fidelidad y Pureza porque se comprende y se ama.

2.- Gozo: Alegría del Alma por contacto con la Fuente Divina Dios.

3.- Paz: Sentimiento disolución de la individualidad en el Todo.

4.- Paciencia: Don que da la certeza en encontrar el camino aún en las vicisitudes.

5.- Longanimidad: Tener consciencia del Eterno Presente del Alma y que lo que hoy creo que ES, es sólo un recuadro del Libro de la Vida.

6.- Bondad: Decir la palabra justa o tener la acción correcta en el momento oportuno para quien lo necesita.

7.- Benignidad: Comprender las diferencias de evolución expresando misericordia hacía los otros, como la que Jesús ha tenido siempre conmigo en mi camino.

8.- Mansedumbre: Ser obediente a la Voluntad de Dios.

9.- Fe: Pensamiento positivo extremo.

10.-Modestia: Mantener la consciencia en lo finito del saber humano y lo infinito e inconmensurable del saber en contacto con el Espíritu . Yo sin El no soy.

11.-Continencia: Sostener en el servicio a los otros, no sujetando, sino liberando.

12.-Castidad: Es pureza. No ofender al Cristo con nuestras acciones. Ser Puros de Alma.



Con Amor Incondicional
Brinda Mair

No hay comentarios: