22 ago. 2008

Arte, Ciencia, Mística



Ludwig Van Beethoven cuyo rostro es un relámpago, es nada menos que el guardían del templo de la música.
Sus nueve sinfonías están en íntima relación con las nueve esferas del árbol de la vida de la kábala hebraica.

Palabras de Beethoven:

"El que comprenda mi música quedará libre de todas las miserias que los demás hombres arrastran consigo
La música es una revelación más sublime que toda sabiduría y toda filosofía
Ella es la única inntroducción corpórea al mundo superior del saber; ese mundo que rodea al hombre y cuyo interior no se percibe en conceptos reales: la parte formal de aquella es simplemente el necesario vínculo que revela, por medio de nuestros sentidos , la vida Espiritual..."

"¡Resignación, resignación absoluta con tu suerte!
En adelante no vivirás para ti, sino para los demás.
Desde ahora no hay mas felicidad que tu arte: ¡Oh Divinidad concédeme fuerza para vencerme a mi mismo!... "


Primera Sinfonía
Está dedicada al primer Sephirote o mundo de Kether.
Beethoven en esta sinfonía nos hace sentir con acecho místico la majestad del mundo del Padre Creador.

Su segunda Sinfonía la compone para Chokmah, el mundo Kabalístico de la inteligencia Crística.
El Avatara de Acuario declara: Chokmah es el Cristo Cósmico, es amor, el cordero inmoldo, es la sabiduría misma , es el fuego mismo que arde en toda la creación, desde el principio del mundo para nuestra salvación, es el Logos Solar cuyo cuerpo físico es el Sol.
El Logos Solar se sacrifica todos los días para brindarnos su luz, que da vida a este planeta y a todo ser vivo.

Beethoven en esta Sinfonía nos refleja con las notas de los timbales los latidos del corazón del segundo Logos de la Corona Sephirótica.

Las notas de los violines ilustran el descenso de los rayos Crísticos desde el mundo inefable de Chokmah hacia los Sephirotes más alejados de su creación.

"En el Principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios..."

Este era el principio con Dios. Todas las cosas por Él fueron hechas; y sin Él nada de lo que existe hubiera sido creado.

"Y las Luz en las tinieblas resplandece, mas las tinieblas no la conocieron"
(Juan 1: 1-5).


Beethoven Symphony 1:1



Symphony 2



Shubert: Ave María

La más emblemática y mística de las obras del insigne compositor Shubert, indiscutiblemente el "Ave María" .
El músico insprado en su Madre Divina, así como en la de todos los seres, extrajo de los mundos superiores de conciencia una de las melodías mas evocadoras del amor... acordes que fusionan el alma con Isis...
El hijo fiel, ama a su Madre y ello lo lleva de la mano por el camino recto; el hijo infiel, se olvida de su madre, se extravía y cae en el error.

Honor a quien honor merece...







Richard Wagner:"El Parsifal"

La obra cumbre de Wagner fue El Parsifal.
A todas luces resalta que fue un gran iniciado, un auténtico iluminado...
En el Parsifal existe Conciencia, Filosofóa Arte, y Religión.

Este gran músico paraece haber escudriñado antiquísimas escrituras religiosas.
Es indubitable que el evangelio Wagneriano resuena en los campos de batalla, es catastrófico, terrible, resplandeceglorioso ante la tempestad de todos los exclusivismos...
Esta obra operística ilustra la iniciática búsqueda del Santo Grial y las pruebas esotéricas que le rodean.










Continuar lectura:
http://www.gnosismexico.com/

No hay comentarios: