20 jun. 2008

Solsticio de Invierno - Solsticio de Verano

SOLSTICIO DE INVIERNO


"Salmos" , Cap. 19, v. 7 y dice ahí refiriéndose al Sol: "De un extremo de los cielos es su salida, y su término hasta el término de ellos. Y nada hay que se esconda en su calor" .
En el Talmud encontramos una referencia describiendo la felicidad en el tomo "Bendiciones", pag.59:
"Quien ve al Sol en su época y a la Luna en su fortaleza" .

En invierno es época de siembra. Allí procuraremos, como el sembrador, elegir los mejores granos. Análogamente es época de pensar en nuestros objetivos para el nuevo ciclo, conforme a la experiencia adquirida.

El sol se ha alejado del hemisferio y la tierra se prepara para trabajar interiormente. Los frutos de la cosecha anterior ya han sido recogidos. Es el momento para seleccionar los mejores frutos, obtener sus semillas y volver a sembrar. Hay frutos que se pasmaron, se pudrieron o no se desarrollaron bien. Estos se eliminan y se guardan los mejores.

Análogamente, hay un momento para evaluar los objetivos logrados. De todo lo que te has propuesto, seguramente habrá metas que no se han conseguido todavía. Esto no es un fracaso si aprendes de la experiencia. Es decir, si investigas cuales son las causas que han impedido hasta ahora su logro. Una vez determinados los obstáculos que lo han impedido, elabora un plan para superarlos y acercarte, de esta manera, a un éxito final.

Los obstáculos pueden ser de diversa índole. La mayoría seguramente están en ti mismo. No culpes a nadie de lo que te sucede. No culpes a los demás si no has logrado todavía determinadas metas. Tal vez no sea tiempo todavía, quizás tengas que desarrollar otros objetivos antes, tal vez tengas que vencer tus temores, o emplear más energía y voluntad para conseguirlos. A veces las metas son poco realistas y en ese caso deberás replantearlas para avanzar por etapas: una escalera se sube peldaño a peldaño.

Un período de amor y solidaridad

Nosotros, seres humanos, hemos vivido cientos de miles de años en estrecho contacto con la naturaleza, siendo parte de ella misma. Solamente estos últimos siglos hemos construido ciudades y nos hemos alejado de ella. Pero todo nuestro ser sigue respondiendo a esos ciclos, llevamos ese programa en nuestros genes.

Imagina una tribu viviendo en cuevas o chozas en pleno invierno. Para sobrevivir han debido guardar los granos de los alimentos que cosecharon para alimentarse con ellos en invierno, cuando escasean los vegetales para comer. También protegen sus animales para tener disponible, especialmente, leche.

De acuerdo a la dedicación y esfuerzo, es seguro que algunas familias logran mejores cosechas que otras. Pero si quienes tienen para comer en el invierno se guardan lo que tienen e incluso lo que no alcanzarán a comer y no comparten con quienes no tienen lo suficiente, el resultado sería la muerte de algunos miembros de la tribu. Y esto, lógicamente, perjudica a la totalidad, pues los debilita. De modo que, por razones de superviviencia, toda la tribu comparte lo que tienen para pasar la época más difícil.

El sol, como hemos dicho, se ha alejado. Hay más frío y más escasez de todo. El sol es la fuente de vida y de calor. Sin embargo, el ser humano observa fácilmente que el sol retornará y la naturaleza volverá a mostrar su abundancia y esplendor.

Los miembros de la tribu se reúnen en torno de una fogata. El fuego obviamente les da calor, luz y además, probablemente les permite cocinar algunos alimentos. Juntos, se apoyan y comparten lo que tienen.

Esto se va transformando en una celebración y una ceremonia. El fuego es la representación del sol, momentáneamente alejado. Es también el elemento transformador de todo: lo que era sólido lo transforma en líquido, lo líquido en vapor, lo denso se transforma en algo sutil.

Los pueblos de todos los lugares del planeta comienzan a celebrar el Solsticio de Invierno.

De allí que las fiestas solsticiales se acompañan de fuego. Incluso se colocaron antorchas en los árboles para iluminar el camino y el lugar de la celebración. En la noche solsticial se intercambian obsequios. Es noche de solidaridad, de amor y de esperanza.

Cuando el cristianismo comienza a propagarse en Europa, asimila estas fiestas solsticiales a sus propios ritos y símbolos. De allí que se fija la fecha del nacimiento de Jesús en el Solsticio de Invierno (Hemisferio Norte). El niño Jesús pasa a simbolizar para los cristianos la idea de solidaridad, amor y esperanza. Por eso se colocan luces en los árboles, a semejanza de las antorchas que antiguamente se colocaban en el norte de Europa. Por eso se intercambian regalos, aunque en la mayoría de los cristianos de hoy, pasa a ser simplemente una expresión de materialismo y consumismo. Muchos han olvidado que no es importante el valor material, sino que cada uno debe dar algo de sí que pueda compartir con los demás, para que juntos, unidos en amor y solidaridad, puedan mejorar su calidad de vida.

Es el momento de tener fe y esperanza que todo irá mejor si tenemos la actitud interior correcta, si amamos y si somos solidarios

http://www.hermanubis.com.br/Artigos/ES/ARESElSolsticiodeINVIERNO.htm


SOLSITICIO DE VERANO


Los acontecimientos astronómicos más fácilmente observables para todo pueblo de la Tierra y cualquiera haya sido su nivel cultural, son sin duda las fases de la luna y los solsticios y equinoccios.

Durante los solsticios, el sol parece detener su marcha de un hemisferio a otro. Precisamente "solsticio" deriva del latín que significa "el sol se detiene". Por ejemplo, para nosotros en esta fecha el sol parece detener su marcha hacia el sur, llegando a su máxima cercanía a nuestro hemisferio.

Sabemos que estos son movimientos aparentes del sol, ya que en realidad es la Tierra la que se mueve. El efecto es un producto de los movimientos de traslación e inclinación del eje terrestre.

Fácilmente observables para las culturas, especialmente las de las zonas templadas, son los cambios estacionales productos de este movimiento aparente del sol. El resultados es el ciclo agrícola.

Esta es época de cuidar y proteger los árboles y hortalizas para que den adecuados frutos en el otoño.

Estas fuerzas de la naturaleza también actúan sobre el ser humano, porque nuestro cuerpo es naturaleza. Tendremos mucho más éxito si aprovechamos la fuerza vital telúrica y cósmica con las modalidades que adopta en esta época.

Así pues nuestro trabajo durante la estación de verano será poner especial atención en los objetivos que nos hemos propuestos y buscar que se cumplan, aplicando las Técnicas de Éxito Seguro que enseñamos.

Si no hay riego suficiente y no hay un continuo desmalezar, el producto de nuestra siembra y cuidados puede perderse. Así también las metas propuestas deben ser abonadas con nuestro entusiasmo, eliminar los obstáculos que se presentan, alimentar nuestra mente y sentimientos para no desfallecer.

Ten paciencia para esperar la madurez de los frutos. Tienes que saber esperar, entendiendo por esto una constante y perseverante actividad, invertir el tiempo necesario para que los procesos se cumplan.

No es una espera pasiva. Pero tampoco es impaciencia. Es un trabajo equilibrado, armónico y constante. No se deben "quemar" ni "ahogar" las metas o proyectos. No se deben interrumpir y "pasmar" los resultados.

En tiempo de solsticio y equinoccios, desde hace milenios, los pueblos han realizado fiestas comunitarias de agradecimiento a la divinidad, de evaluación de los realizado, de ruegos por buenas cosechas futuras, etc.

En la vida moderna se ha perdido, muy lamentablemente, el contacto más directo con nuestra madre Tierra. Los seres humanos actuales han olvidado al creador y a la Creación, fomentando su ignorancia y soberbia. Todos sabemos las consecuencias de esto.

Los integrantes de las escuelas de desarrollo, tanto de antiguo como de la nueva dispensación, mantienen este contacto con las Leyes Universales. Por este motivo en esta fecha se efectúan meditaciones y convivencias fraternales.

El solsticio suele ser conmemorado con "ágapes solsticiales". No es reunirse para comer, sino que reunirse para compartir, agradecer y aunar energías al servicio de lo Superior y a la ayuda a la humanidad. Y con este motivo, compartir una comida sencilla.


http://www.hermanubis.com.br/Artigos/ES/ARESElSolsticiodeVERANO.htm

No hay comentarios: