12 feb. 2008

Leonardo Fibonnaci

Nacido: 1170 en (probablemente) Pisa (ahora en Italia)
Muerto: 1250 en (posiblemente) Pisa (ahora en Italia)

Leonardo Pisano es mejor conocido por su sobrenombre Fibonacci. Era el hijo de Guilielmo y un miembro de la familia Bonacci. El mismo Fibonacci a veces usaba el nombre Bigollo, que puede significar inútil o bien un viajero. Como se indica en
[1]: ¿Querían sus compatriotas expresar por este epíteto su desdén por un hombre que se preocupaba con cuestiones sin valor práctico, o acaso la palabra significa en el dialecto toscano un hombre muy viajado, cosa que él era?

Fibonacci nació en Italia pero fue educado en el norte de África donde su padre, Guilielmo, tuvo un puesto diplomático. El trabajo de su padre era representar a los comerciantes de la república de Pisa que operaban en Bugia, más tarde llamada Bougie y ahora llamada Bugía. Bugía es un puerto mediterráneo al noreste de Argelia. La ciudad se asienta en la desembocadura del Wadi Soummam cerca del Monte Gouraya y el Cabo Carbon. Fibonacci fue educado en matemáticas en Bugía y viajó mucho con su padre y reconoció las enormes ventajas de los sistemas matemáticos usados en los países que visitó. Fibonacci escribe en su famoso libro Liber abaci(1202):

Cuando mi padre, que había sido nombrado por su país como notario público en la aduana de Bugía actuando para los mercaderes pisanos que allí iban, estaba en el cargo, me convocó a su lado mientras yo era aún un niño, y con la vista puesta en la utilidad y la comodidad futura, quiso que permaneciese allí y recibiese instrucción en la escuela de contabilidad. Allí, cuando había sido introducido en el arte de los nueve símbolos indios a través de una admirable educación, el conocimiento del arte muy pronto me satisfizo sobre todo lo demás y llegué a comprenderlo, por que cualquier cosa era estudiada por el arte en Egipto, Siria, Grecia, Sicilia y Provenza, en todas sus variadas formas.

Fibonacci terminó sus viajes alrededor del año 1200 y en esa época regresó a Pisa. Allí escribió un número de importantes textos que jugaron un importante papel en el despertar de las antiguas habilidades matemáticas e hizo contribuciones significativas propias. Fibonacci vivió en los días anteriores a la imprenta, por lo que sus libros fueron manuscritos y la única forma de conseguir una copia de uno de ellos era tener hecha otra copia manuscrita. De sus libros aún tenemos copias del Liber abaci (1202), Practica geometriae (1220), Flos (1225), y el Liber quadratorum. Dadas las relativamente pocas copias manuscritas que se habrían producido, somos afortunados de tener acceso a sus escritos en estas obras. Sin embargo, sabemos que escribió algunos otros textos, que , desafortunadamente, están perdidos. Su libro de aritmética comercial Di minor guisa se ha perdido al igual que su comentario sobre el Libro X de los Elementos de Euclides que contenía un tratamiento numérico de los números irracionales1 a los que Euclides se había aproximado desde un punto de vista geométrico.

Uno puede haber pensado que en una época en la que Europa estaba poco interesada en la erudición, Fibonacci habría sido ampliamente ignorado. Esto, sin embargo, no es así y un amplio interés en su obra sin duda contribuyó fuertemente a su importancia. Fibonacci fue contemporáneo de Jordano pero él fue un matemático bastante más sofisticado y sus logros fueron claramente reconocidos, aunque fueron las aplicaciones prácticas más que los teoremas abstractos los que le hicieron famoso para sus coetáneos.

continuar lectura: http://ciencia.astroseti.org/matematicas/articulo.php?num=3608

Belleza y las Matemáticas



La belleza de los números

2 comentarios:

luis iturra dijo...

Sin duda el más grande matematico de la edad media. Nos otorgo los numeros y las matematicas como se conoce hoy en dia... ademas de la secuencia de numeros que encierra en esta misma y rodea a la naturaleza.

Kyra dijo...

Hola Luis,
Gracias por tu comentario, espero que regreses muy pronto.
¡Bienvenido!

Abrazos de Luz,
Kyra