4 feb. 2008

Da las gracias por todo lo que te ocurra


Si la única oración que hayas dicho en la vida es "Gracias", será suficiente.
Meister Eckhart

Existe una ley implícita de la mente según la cual todo aquello que ensalzamos aumenta. La creación entera responde a la alabanza y la llena de alegría.
Charles Fillmore

Alaba a Dios por el gozo y la belleza de su creación, cuya menor expresión no es la belleza de tu alma. Agradece a Dios por lo que eres y por lo que tienes, y verás como tu abundancia aumenta.

¡Engrandecido sea Dios! (Salmos 70:4)

¡El Señor sea exaltado, que ama la prosperidad de su siervo! (Salmos 35:27)

Da las gracias a Dios por todo lo que te suceda: todo -lo negativo, lo positivo, el karma, las calamidades- porque son maestros, son lecciones.
Y si las cosas no marchan bien, da gracias a Dios por permitir que vayan mal y así recordarte que debes incorporar algún cambio si deseas avanzar en tu progreso espiritual.

Todos estamos en un sendero de iniciación. La tierra es una escuela, en la que estamos destinados a graduarnos. Las lecciones que aprendemos en el camino de la vida son lo que nos impulsa de un paso al siguiente.

Sin embargo, ¿no es cierto que todos hemos afrontado situaciones en la vida en la que no hemos visto un solo motivo para dar las gracias a Dios?
Es importante darse cuenta de cualquier circunstancia que te salga al paso -sea lo que sea-.
Bendice al mensajero que entrega ese fardo de energíay luego retírala de la matriz aparentemente negativa y transmútela en algo positivo.

No esperes a lograr la victoria plena y final sobre las dificultades de la vida para ser feliz, para alegrarte, para dar gracias y bendiciones a la vida.

Alabar a Dios y dar las gracias cada día constituye la clave para la victoria de tu alma.

Señor, te doy las gracias por la abundancia que poseo.

No hay comentarios: