8 dic. 2007

El Anatema. por Brinda Mair

Hay momentos en nuestra vida que debemos tomar decisiones sobre si debemos reclamar algo que por justicia humana nos corresponde o si no.

Si debemos simplemente dejarlo ir.
¿Cómo podemos saber qué es lo correcto a los ojos de Dios?
La Justicia Divina ve más allá del tiempo y no es ciega como la justicia humana.

La realidad 3D ha reflejado como espejo una realidad que hasta hace poco era interna, pero que como elegimos no verla, se ha manifestado en el mundo para darnos de esa forma la oportunidad de resolver el aprendizaje.

Puede tratarse de cualquier tipo de reclamo que fuera justo en la frecuencia humana de 3D. Sin embargo, pese a todos nuestros esfuerzos y hasta pruebas para ratificar nuestra verdad en el Hoy, en este espacio-tiempo, nuestros enemigos en la ilusión de la 3D, llevan las de ganar y hablamos entonces de "injusticia" y nos preguntamos "cómo Dios permite que ocurra esto".
Estamos viendo la realidad 3D con ojos humanos y no con una visión amplia desde nuestro Yo-Dios.

Nuestro Ego/Niño Interior se siente lastimado por una herida kármica que una persona o personas o situación, que son nuestro Espejo de la realidad 3D, han activado y que seguramente esta no es la primera vez que ocurre en mi vida y tal vez se esté repitiendo pero con otros personajes y hasta con distinta intensidad.
Pero que como no podíamos ver en nuestra energía 4D (pensamientos y emociones negativas y positivas) tuvo que materializarse en el plano físico.

Aquellos a quienes en este caso les toca el papel de nuestros enemigos internos en la realidad 3D ¿deberían acaso obligatoriamente aceptarlo para cumplir con su parte en el juego multidimensional?
Dicho de otra forma: una víctima de un espacio-tiempo ¿debe en otro convertirse forzosamente en agresor para nivelar el karma?
Con toda seguridad que kármicamente se va a ver expuesta a tener que tomar esa decisión. ¿Por qué con seguridad? porque nuestro Universo local está en una esfera kármica.
Sin embargo siempre tendrá el Libre Albedrío de elegir en esa instancia cómo actuar, si compensando el karma o ascendiendo el aprendizaje.

Si simplemente compensamos karma, se cumple la Ley del Talión (*1) y no evolucionamos. En cambio, cuando ascendemos el aprendizaje,
Aceptando -que no significa resignación- que las cosas fueran de forma distinta a la que hubiésemos elegido.
Renunciando a nuestro deseo de querer moldear los hechos a nuestra voluntad
Muriendo a nuestras creencias sobre lo que debería ser y
Ascendiendo, viendo con ojos de Dios más allá del tiempo lineal, comprendiendo los roles que el Juego del Karma dentro de nuestro Laberinto nos ha sumido.

Cuando aceptamos, renunciamos, morimos y ascendemos nuestro aprendizaje, entregando a nuestro Niño Interno a Dios para que se haga su voluntad y no la nuestra, "algo" en el plano físico se convierte en anatema.
¿Qué es el anatema? En el Antiguo Testamento aparece esta palabra, en desuso hoy en día, que se utiliza para representar lo que Dios pide que se le entregue en sacrificio, en renuncia.

Demos un ejemplo de cómo ver el anatema en el pueblo de Israel según el Antiguo Testamento. En el libro de Josué-2 se cuenta la toma de Jericó siguiendo las indicaciones de Jehová recibidas a través de Josué. En este caso, Dios les indicó no tomar nada del botín de la ciudad y consagrar todo en anatema. Mientras que en otras ciudades les decía
cuánto oro tomar para sí y cuánto dejar para el culto del Arca de la Alianza. Este conocimiento llevó a este pueblo a vivir uno de los períodos más prósperos y de armonía que recuerda la historia de Israel con sus doce tribus centradas en el culto del templo en su Arca. A cambio de esa entrega, el anatema, Dios les daba la abundancia de la Fuente. Si el anatema no se cumplía, Dios retiraba su protección y el pueblo era librado a su propia suerte.

Evidentemente ellos no tenían el problema nuestro de identificar un anatema. Mis guías me hicieron ver que siempre, en todos nuestros momentos de decisión, ya sea que reclamemos lo que nos corresponde o no, se manifiesta en el plano físico "algo" que deberemos discernir si es anatema o no.

Nuestra desconexión de Dios nos dificulta ese conocimiento y muchas veces reclamamos lo que deberíamos dejar ir, mientras que otras veces, dejamos ir lo que deberíamos reclamar ¿Por qué? Simplemente por miedo.
Miedo a hacernos cargo, miedo a enfrentar, miedo a perder, miedo a ganar, etc, etc. Sea como fuere, esta decisión afecta nuestra abundancia cuando no podemos ver por encima de nuestra circunstancia y que lo que nos moviliza a actuar es sólo miedo.

Sólo cuando nos reconquistamos a nosotros mismos, a nuestro territorio en manos de nuestros enemigos internos (nuestras energías 4D de formas pensamiento y emociones negativas), es cuando la Yod, el Espíritu de Dios viene a nosotros y nos corona y somos rey en nuestro reino y en nuestra cabeza reluce nuestra corona.

Cuando somos un reinado sin corona, nuestros "pueblos internos", nuestras energías multidimensionales de 3D y 4D están anárquicas. Nos gobiernan nuestras pasiones, nuestros miedos, nuestra fisicalidad.
Pero cuando comenzamos la reconquista de nuestro territorio bajo la guía del Espíritu, estamos haciendo lo que Josué, reconquistar nuestra Tierra Prometida.
Pero la reconquista tiene un costo que se plasma en 3D como anatema y que debo ser capaz de entregar a Dios sin mirar atrás y sin desear tomar nada de ello y eso es lo que la mayor parte de las veces, no estamos dispuestos a hacer (*2).

¿Por qué no nos resulta fácil liberar el anatema? Porque mis enemigos internos materializados en el plano físico son parte de mí y los retengo por amor o por odio que energéticamente es lo mismo.

Para poder clarificar el anatema hay que poder ver el mundo con Ojos de Dios y no con ojos humanos. Ver el mundo con ojos de Dios, significa que Dios me habla a través de los signos constantemente, y que lo que de mi boca sale para emitir juicios de valor de cualquier tipo hacia otros seres, es lo que Dios me está diciendo a mí y es lo que yo no
hago para Él.

Por ejemplo, si digo refiriéndome a otra persona: "No puedo comprender cómo "L" siempre deja pasar las oportunidades, cuando las tiene se vuelve tirana hasta que cansa al otro y luego se lamenta de que está sola". Eso es lo que seguramente yo hago en otro contexto, con una OPORTUNIDAD que Dios me pone en mis manos y que la dejo ir y me vuelvo tirana hasta que quedo sin nada creyendo que gané hasta que el tiempo me demuestre que perdí. Este tipo de observación puesta en práctica, me ayudará a saber lo que Dios espera de mí, el otro, es nada más que mi Espejo y si no al menos, sabiendo que lo que le digo al otro me lo estoy diciendo a mí mismo, me ayudará a callarme a tiempo.
Para poder ver un objeto/ situación / anatema se debe poder clarificar el valor cuartodimensional subjetivo no sólo el reconocido en 3D (valor objetivo).

Bajemos esto a 3D.
Tomemos el ejemplo de una sociedad, un matrimonio, una amistad que llega a su fin. Si lo hacen de común acuerdo y en buenas relaciones, el aprendizaje que los unía llegó a un punto en que cada quien debe tomar su camino y está bien que así sea para permitirse tener las experiencias que ya juntos no podrían tener como seres en evolución.
Pero si no fuera así y las partes se sintieran afectadas, la energía 4D del dolor de esa separación se movilizará hacia 3D tomando energía en el plano físico como forma de compensar el territorio perdido en manos del otro. Bajo esta frecuencia, se toma como botín y rehenes a hijos, propiedades, bienes y cuanta cosa se sabe que puede perjudicar al otro de forma tal que "sepa" que me lastimó y que yo lo lastimo donde más le duele.

Esto evidentemente es una situación kármica que se repite seguramente con distintos aprendizajes/ situaciones/ personajes en este espacio tiempo y en otros simultáneamente en la pentadimensionalidad abierta (*3).

La persona inmersa en esta situación, ilusión de 3D, se enfrenta a un dilema con respecto al anatema. ¿Cómo puede saber si debe dejar de luchar o no por la posesión de un bien por ejemplo. Si debe dejarlo ir o no, si es anatema o no. Se siente sola en ese momento. Realmente lo está en 3D y sólo dejará de estarlo cuando la revelación se produzca y el Espíritu de Dios ingrese en ella y sobrevenga la comprensión amplia de que todo está bien.
Hay tanta energía 4D multidimensional sin ascender que aturde a la persona y bloquea su realidad generando un muro.

De acuerdo a su naturaleza yin (pasiva) o yang (activa), actuará enfrentando la situación moviéndose en el mundo físico tratando de superar el bloqueo de la pentadimensionalidad (cinco dimensiones o espacios tiempo conectados con éste que traen energía 4D para ascender), de acuerdo al caso, entablará demandas, luchará, tratará de proteger a su Ego/Niño Interior para que se sienta valorado. De acuerdo a sus creencias con respecto a cómo elevar su autoestima, buscará mejorar su físico. Se hará cirugías, practicará ejercicios físicos o deportes con alta descarga de adrenalina que le permita "consumir" a través del cuerpo físico la energía 4D que intenta aplastarla. Si la 4D es mayor de lo que puede tolerar o bien predomina la frecuencia yin (pasiva) se enfermará y hasta caerá en estados depresivos.

El asunto es que en medio de todo ese movimiento cuartodimensional hay una energía que debe ser equilibrada a distintos lados del tiempo, pero, al igual que le ocurría al Pueblo de Israel, sólo por revelación podían saber qué era lo correcto a hacer. Si debían reclamar "el botín" o bien consagrarlo a Dios como anatema.

Desde el punto de vista de la dinámica energética, si nos equivocamos y tomamos "algo" que era anatema, reactivaremos el ciclo nuevamente y la situación que hoy vivimos se reactivará con otros actores al tiempo pero con mayor dificultad ¿Para qué? Para darnos una nueva OPORTUNIDAD, gracia de dioses.
¿Por qué? Porque estamos en este plano para aprender y debemos hacernos cargo de nuestras elecciones.
¿En qué nos afecta si nos equivocamos? En nuestra abundancia en el aspecto que nos resulte más kármico ya sea afectivo, económico, salud, etc.
¿Por qué nos afecta el equivocarnos en dejar ir o no "algo" de nuestra realidad? Porque puede ocurrir que tal vez debamos tomar de allí y no dejar ir.
Tal caso sería como si el Pueblo de Israel sin la guía de Dios hubiera entrado en una ciudad que no era anatema pero "por las dudas", en su desconocimiento, la hubieran ofrecido como tal sin percatarse de que esa energía les era ofrecida para su abundancia y que el desestimarla repercutiría en su futuro porque lo entregaron en holocausto sin haberlo pedido Dios.

Eso es lo que hacemos nosotros cuando por no enfrentar una situación que nos duele decimos "que se quede con todo, Dios proveerá" pero lo hacemos sin ocuparnos de saber si es lo que debiéramos hacer o si lo hacemos simplemente por no atrevernos, por miedo.
Si nos correspondía tomar esa Gracia y no lo hacemos, descompensaremos nuestra balanza energéticamente y tendremos escasez.
Tener conciencia del anatema sólo llega por revelación, por esa sabiduría y certeza interior que inunda el Alma.

Mis guías me enseñaron una forma de localizar el anatema. Cuando canalicé el libro "Conexión con el Alma-Abandona el Laberinto" me dieron una técnica, una táctica del Juego del Laberinto, que se llama "Ciudad bajo sitio".
Por la energía que moviliza, esa técnica no fue dada para vibrar en 4D (Internet), cada vez que intenté pasarla por aquí, el texto se mezclaba, salían mensajes de virus, hasta que comprendí y desistí. Por eso es que está en 3D, en el libro (*4).

Cuando la realidad 3D muestra un bloqueo o situación negativa como reflejo de una realidad interna, haciendo esta técnica le entrego a mis enemigos internos a Dios en una práctica de siete días. Tres días después de terminada, en el décimo día, se plasma en la realidad 3D lo que no podía ver en el caso de un bloqueo o bien, lo que debo dejar ir, "el anatema", en medio de una situación negativa.
¿Estaré dispuesto/a a dejarlo ir? (*5)

Que el Espíritu nos guíe Siempre
Con Amor Incondicional
Brinda Mair
http://www.canalizandoluz.com/sendero.texto.php?id=107


(*1) Ley del Talión: "Ojo por ojo y diente por diente".
(*2) El desconocimiento de esta dinámica interna es lo que hace que nos sintamos como cebollas deshojándonos, repitiendo una y otra vez aprendizajes, atrapados en el Laberinto.
(*3) Pentadimensionalidad abierta: Leer los escritos de Multidimensionalidad ingresando por la página principal
(*4) Del libro "Conexión con el Alma-Abandona el Laberinto" canalizado por Brinda Mair - Editorial Kier - Bs. As. 2003- Táctica del Juego "Ciudad bajo Sitio"
(*5) Esto ocurrirá tal como se explica en las personas que tienen trabajo sobre su energía. En las que no es así, mis guías me dijeron que debían repetir esta técnica en las fechas indicadas hasta 13 veces (esto se aconseja a todos), en un año calendario o bien, siguiendo las trece lunas del Calendario Maya. A medida de que la pongan en práctica
el Juego se clarificará cada vez más. Una curiosidad si se quiere, cuando así lo hayan hecho, el Juego, la táctica, se activará sola siempre en las fechas adecuadas por más que no hagan la técnica, mostrándoles lo que deben dejar ir para avanzar en el camino de recuperarse a sí mismos.
En sendero "Abandona el Laberinto" están las fechas en que puede realizarse la técnica e información adicional.


No hay comentarios: